Los que navegan por mi mar...

miércoles, 7 de febrero de 2018

Se rompió la magia




Al tocarla supe que ya no era mía.
Y lo peor, 
no era de nadie.
Cada centímetro de esa piel
me había correspondido.
Hubo un tiempo de azúcar,
de nubes rosa decorando mi cara.
Hubo un tiempo de aromas,
de fragancias a lavanda, canela y frambuesa.
Era época de intimidad, 
de tardes y noches recolectando estrellas.

Era pasado, 
al rozar su piel supe que no volvería.

Deseé acercarme a su cuello, 
aspirar, por última vez, el perfume 
avainillado que destilaba al excitarse.
Supe que nunca más.
Susurré su nombre para deshacer el hechizo.
Froté el anillo pidiendo un deseo 
que conocía de antemano fallido.
Una luna, sólo una hizo falta.
Rompí la promesa, ya no la necesitaba,
en cada esquina pintada una mirada,
en cada mirada escrita una sonrisa,
en cada sonrisa danzando el alma,
la que en la esquina muere
al mirar esa luna que te pierde
cuando se rompe la magia.

© Yashira  2018


12 comentarios:

  1. Con muy pocos detalles se puede romper la magia...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Rafael, la magia es frágil, hay pequeños detalles que la van haciendo añicos.
      Abrazos.

      Eliminar
  2. Una magía rota, una ooportunidad perdida, una luna desconsolada, todo por una traición.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es que la magia hay que alimentarla.

      Un abrazo Alfred.

      Eliminar
  3. Todo es mágico en tu versos deliciosos, gracias por tu visita por aquí me quedo.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti maría del rosario por pasar y comentar.

      Abrazos.

      Eliminar
  4. Bonitos versos, y es una pena que en ocasiones se rompa esa magia, pero el destino es muy puñetero, y ahora quizás ya no quede otra, que buscar nuevos trucos.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la magia se rompe de muchas formas, suele ser frágil y hay que mimarla.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Sí, manouche, qué bien lo describiste. No hablamos de trucos, es otra la magia que se rompe.
      Saludos.

      Eliminar
  6. Instantes de magua que es como llamamos en Canarias a la melancolía. Escribes muy bonito.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias lopillas, magua, suena bonito. Gracias por pasar y dejarme esa linda palabra que desconocía.
      Besos.

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario. Me gusta saber que has pasado por aquí.